Etiquetas

, , , , , ,

Desde la más antigua de las edades las sociedades han sentido la necesidad de representar el espacio en el que vivan. Para ello dibujaron las direcciones en las que se encontraban las ciudades más cercanas, los caminos que las unían y los campos, ríos y montañas que se encontraban en su camino. Estos eran mapas que servían para gobernar el país, los más de ellos eran, ya, secreto de Estado. Eran dibujos planos que reflejaban un mundo plano, que incluso trataron de dibujar todo el mundo. Los primeros planisferios se remontan a hace 2.500 años.

Aunque Anaximandro, basándose en sus observaciones, creía que la Tierra era una esfera, fue Eratóstenes quien lo demostró irrefutablemente, y calculó su circunferencia, sólo se equivocó en 400 kilómetros. Las observaciones astronómicas de los griegos fueron notables. Aristarco elaboró una teoría heliocéntrica para explicar los movimientos de los planetas en el cielo.

Que la Tierra sea una esfera presenta una dificultad: la superficie de la esfera es 4·π·r² lo que quiere decir que es imposible representar la superficie de la esfera en un plano conservando todas sus características. Para hacer esta operación es necesario usar una proyección.

Una proyección es un sistema ordenado que traslada desde la superficie curva de la Tierra la red de meridianos y paralelos sobre una superficie plana. Se representa gráficamente en forma de malla. La única forma de evitar los problemas de proyección es usar un globo, pero en la mayoría de las ocasiones sería demasiado grande para que resultase útil. Una buena proyección debe tener dos características, que conserve las áreas y que conserve los ángulos. Desgraciadamente eso no es posible, sería como hallar la cuadratura del círculo, por lo que hay buscar soluciones intermedias. Cuando una proyección conserva los ángulos de los contornos decimos que es ortomórfica o conforme, pero estas proyecciones no conservan las áreas.

Dependiendo de cual sea el punto que consideremos como centro del mapa distinguimos entre proyecciones polares, cuyo centro es uno de los polos; ecuatoriales cuyo centro es la intersección entre el ecuador y un meridiano; y oblicuas o inclinadas, cuyo centro es cualquier otro punto.

Distinguimos cuatro tipos de proyecciones básicas: cenitales o acimutales, cónicas, cilíndricas y especiales.

Proyecciones cenitales

Las proyecciones cenitales se obtienen del reflejo la red de meridianos y paralelos con un foco de luz sobre un plano tangente a la Tierra. Se caracterizan por tener simetría radial alrededor del punto central. Sólo consideramos tres casos naturales que el foco de luz esté muy lejos, en el «infinito», que el foco de luz se sitúe en los antípodas y que el foco de luz se sitúe en el centro de la Tierra. Además, hay proyecciones matemáticas.

Proyección ortográfica

La proyección ortográfica se obtiene cuando consideramos que el foco de luz procede de una fuente muy lejana. Su aspecto es el de una fotografía de la Tierra.

La proyección polar se caracteriza por que todos los meridianos son líneas rectas y la distancia entre paralelos disminuye según nos alejamos del centro. La distancia entre paralelos o meridianos depende de la escala así que cuando disminuye la distancia disminuye la escala y cuando aumenta la distancia aumenta la escala.

La proyección ecuatorial se caracteriza porque los paralelos son líneas rectas. También es una línea recta el meridiano central. A medida que nos alejamos del centro la escala disminuye. Los meridianos tienen forma de arco.

La proyección oblicua también se caracteriza por que los paralelos y los meridianos se acercan a medida que se alejan del centro.

Con esta proyección sólo se puede representar de una vez un hemisferio. Este sistema ni conserva las áreas ni es conforme. La escala es mayor en el centro que en el borde.

Proyección estereográfica

En la proyección estereográfica consideramos que el foco de luz está en los antípodas. La superficie que puede representar en mayor que un hemisferio. El rasgo más característico es que la escala aumenta a medida que nos alejamos del centro.

En su proyección polar los meridianos son líneas rectas.

En la proyección ecuatorial sólo son líneas rectas el ecuador y el meridiano central.

Esta es una de las proyecciones conformes que existen.

Proyección gnomónica

La proyección gnomónica resulta de colocar el foco de luz en el centro de la Tierra. La escala aumenta rápidamente del centro al exterior.

En la proyección polar todos los meridianos son líneas rectas y se disponen radialmente, en la proyección ecuatorial son líneas rectas el ecuador y los meridianos, que se disponen verticalmente, en la proyección oblicua son líneas rectas el ecuador y los meridianos.

Esta proyección se caracteriza por que toda línea recta es un círculo máximo, y por lo tanto el camino más corto entre dos puntos de la Tierra. Se usa en la navegación aeronáutica para trazar los rumbos verdaderos. Con este sistema no se puede representar un hemisferio completo.

Proyección acimutal

La proyección acimutal dispone la red de meridianos y paralelos de manera equidistante de forma deliberada. Se puede ampliar el mapa hasta representar todo el globo. El punto antípoda al centro del mapa es la circunferencia exterior.

Proyección acimutal de Lambert

La proyección de Lambert conserva deliberadamente las áreas. Es una proyección conforme. La escala disminuye a medida que nos acercamos al borde exterior, pero en menor medida que en la proyección ortográfica. Este sistema es muy adecuado para trazar mapas de pequeña escala.

Proyecciones cónicas

La proyección cónica usa un cono tangente a la esfera terrestre, colocado de tal manera que el vértice del cono coincide con el polo.

Proyección simple

La proyección simple puede tener uno o dos paralelos de referencia. Si tiene un paralelo de referencia.

La malla de meridianos y paralelos se dibuja proyectándolos sobre el cono suponiendo un foco de luz que se encuentra en el centro del globo. El cono sí es una figura geométrica que pueda desarrollarse en un plano.

El resultado es un mapa semicircular en el que los meridianos son líneas rectas dispuesta radialmente y los paralelos arcos de círculos concéntricos. La escala aumenta a medida que nos alejamos del paralelo de contacto entre el cono y la esfera.

Si tiene dos paralelos de referencia el cono secante corta el globo a medida que nos alejamos de ellos la escala aumenta pero en la región comprendida entre los dos paralelos la escala disminuye.

Proyección cónica conforme de Lambert

Sobre la base de la proyección simple con dos meridianos de referencia Lambert ajustó matemáticamente la distancia ente paralelos para crear un mapa conforme. Como los meridianos son líneas rectas y los paralelos arcos de círculo concéntricos las diferentes hojas encajan perfectamente.

Proyección cónica múltiple

Esta proyección consiste en utilizar no un cono, sino varios superpuestos. El resultado es un mapa dividido en franjas. El único meridiano que tendrá la misma escala es el central, que aparece como una línea recta. Los demás meridianos son curvas, y la escala aumenta con la distancia. También el ecuador es una línea recta, perpendicular al meridiano central. Los demás paralelos son arcos concéntricos.

Esta proyección ni es conforme ni conserva las áreas, pero en la zona central las variaciones de escala son mínimas.

Proyecciones cilíndricas

Las proyecciones cilíndricas usan un cilindro tangente a la esfera terrestre, colocado de tal manera que el paralelo de contacto es el ecuador. La malla de meridianos y paralelos se dibuja proyectándolos sobre el cilindro suponiendo un foco de luz que se encuentra en el centro del globo. El cilindro sí es una figura geométrica que pueda desarrollarse en un plano.

La proyección Mercator

La idea de Mercator responde a las exigencias matemáticas de la proyección cilíndrica. La característica más destacable de esta proyección es que tanto los meridianos como los paralelos son líneas rectas y se cortan perpendicularmente. Los meridianos son líneas rectas paralelas entre sí dispuestas verticalmente a la misma distancia unos de otros. Los paralelos son líneas rectas paralelas entre sí dispuestas horizontalmente pero aumentando la escala a medida que nos alejamos de ecuador. Este aumento de escala hace que no sea posible representar en el mapa las latitudes por encima de los 80º.

El mapa de Mercator es realmente conforme, la forma de los países es real, pero su superficie aumenta exageradamente en las latitudes altas.

El éxito de la proyección de Mercator se debe a que cualquier línea recta que se trace marca el rumbo real, con lo cual se puede navegar siguiendo con la brújula el ángulo que se marca en el mapa. A esta línea de rumbo se llama loxodrómica.

Proyección Peters

La proyección de Peters es una proyección cilíndrica y conforme, como la de Mercator. La diferencia es que corrige matemáticamente la distorsión de las latitudes altas. Al igual que la de Mercator las líneas rectas son loxodrómicas.

La proyección Peters (en realidad Gall-Peters ya que el primero en publicarla fue James Gall) trata de huir de la imagen eurocéntrica del mundo, y es capaz de representar las latitudes altas hasta los 90º. Es la proyección que menos deforma las escalas. Las menores deformaciones se encuentran en las latitudes medias, donde vive la mayor parte de la población. Las latitudes bajas tienen una escala algo más grande, con los que parecen más grandes, pero son los países de tercer mundo. Las latitudes altas tienen una escala más pequeña, pero se representan todas las latitudes. De todas las proyecciones existentes esta es la más ajustada al mundo real.

No obstante, la proyección Peters es una modificación de la proyección proyección cilíndrica homolográfica de Lambert que sirve como cabecera a este blog.

Proyecciones espaciales

Las proyecciones especiales son aquellas que tratan de representar fielmente la superficie de la Tierra, aun a costa de forzar las formas de las curvas e incluso de romper la continuidad del mapa. Todas ellas tratan de resolver la cuadratura del círculo, es decir, tratan del construir (matemáticamente) un cuadrado que abarque la misma superficie que un círculo. Sabemos que esto no es posible, pero algunas de las curvas usadas para trazar la red de meridianos y paralelos dan soluciones muy interesantes.

Existen muchísimas, entre las más populares están las proyecciones de Sanson, Bonne, Lambert, Mollweide, Hammer, Eckert, Goode, Brisemeister y UTM.

La proyección UTM divide el mundo en husos. Esta es la proyección que se usa para trazar el mapa básico español, el de escala 1:50.000

Anuncios